“El crimen organizado ya ha penetrado en varias ramas de la economía hondureña y una de las últimas que hemos detectado son empresas de seguridad, las cuales están siendo investigadas”, reveló ayer el titular de la Secretaría de Seguridad, Héctor Gustavo Sánchez Velásquez.

El funcionario fue categórico al señalar que “el crimen organizado controla a determinadas empresas de seguridad”, ya que les permite tener acceso a armas, además del clásico lavado de dinero.

Indicó que una persona puede tener acceso a pocas armas, pero una empresa de seguridad puede tener autorización para una mayor cantidad de armas de fuego.

Al ser consultado en un foro televisivo cuáles son las empresas, Sánchez Velásquez reiteró que “hay empresas de seguridad controladas por el crimen organizado, que están siendo investigadas”.

Aunque no nombró a las empresas investigadas, enfatizó que están siendo vigiladas por sus posibles vínculos con el crimen organizado, usándolas para lavar dinero y canalizar fondos ilícitos hacia la economía formal.

LAVADO DE DINERO

También agregó que otros sectores donde los delincuentes tienen control son algunas empresas de transporte, que «les sirven para el lavado de dinero y otras acciones».

El alto funcionario indicó que el crimen organizado está representado en diversos sectores de la economía formal y es complejo para el Estado saber qué empresas están vinculadas con estos delitos.

“Se necesitan meses de investigación y para los ciudadanos y las empresas normales es más difícil identificar qué empresas tienen vínculos con la delincuencia”, señaló.

Al ministro Sánchez Velásquez, en su comparecencia, se le informó que los permisos de autorización de operaciones y la supervisión de estas empresas corresponden al Ministerio de Seguridad.

Por ello, indicó que los encargados de Seguridad al autorizar este tipo de empresas deben investigar exhaustivamente a sus dueños y representantes legales.

LOS “CACHIROS” Y EL “VALLE” TENÍAN EMPRESAS

El funcionario recordó que los cárteles de “Cachiros” y “Valle Valle”, dos grupos narcotraficantes cuyos familiares fueron extraditados a Estados Unidos, tenían empresas de seguridad y otras empresas.
El Ministro de Seguridad señaló que ambas organizaciones criminales también tenían otras empresas para lavar el dinero de su negocio de transporte de droga.

El funcionario recordó que muchas ciudades o zonas del país tuvieron florecimiento económico debido a la actividad del narcotráfico que lavaba dinero a través de negocios formales y que a raíz de su desmantelamiento ahora se encuentran deprimidos.

Para ejemplificar el impacto de la delincuencia en la economía, explicó que sólo la incautación de 493 kilos de fentanilo la semana pasada significó que su valor de 125 mil millones de lempiras ya no entrará al circuito comercial legítimo. (JGZ)