SAN PEDRO SULA, HONDURAS.- La vida de Kevin Espinoza dio un giro inesperado, quería seguir jugando en el Liga Nacional de Honduras con tu ser querido Maratón, pero todo cambió. Ahora, su presente está en EE.UU donde vive desde hace 3 años, pero no olvida el viaje que tuvo al salir “mojado”.

Todo empezó cuando dejó el fútbol profesional a principios de 2021. Tenía su casa en el barrio San Jorge, sector Cofradía, Cortés, pero decidió que su esposa e hijos tenían que tener una vida mejor y optó por irse a los Estados Unidos. Estados.

“Había jugado muchos partidos en Estados Unidos con Marathon y con la Selección Sub-20, pero mi esposa y mi hijo no tenían VISA, entonces los tres volvimos mojados y aquí estamos, esforzándonos mucho para salir adelante. ”, recordó el exjugador que actualmente tiene 31 años. “Acá es un cambio de 90 grados, uno está acostumbrado a hacer bastantes cosas, la vida es así, vivir el momento, lo que hay que hacer. No me arrepiento de haber buscado otros aires”.

La inmigración es un tema extenso y muchas familias en Honduras lo viven a diario, buscando el famoso “sueño americano”, pero el sacrificio es enorme. Muchos dejan atrás a sus seres queridos, no tienen qué comer y mucho más sufrimiento. Todo esto llena a Kevin de nostalgia. “Sí, es un camino muy difícil, pero todo sacrificio tiene su recompensa y aquí estamos. Es un camino muy peligroso, difícil, gracias a Dios cuando haces planes con Dios se vuelve más fácil”.

Motagua llegará golpeado con tres derrotas importantes ante la Real Sociedad

¿Qué te marcó durante el viaje? Y es un momento donde Kevin Espinoza No duda en hablar porque estuvo al borde de la muerte junto a su esposa y su hijo. Lo tiene bien grabado en sus recuerdos cuando estuvo cerca de dar el paso definitivo para adentrarse en las tierras del Tío Sam.

“Pasó cuando nos iban a entregar a migración, estábamos en la frontera y en una camioneta (vehículo) viajaban como 18 familias y cuando íbamos por una calle solitaria de repente el conductor nos dice que nos estaban siguiendo y luego aceleró el auto. El terreno era tipo gravilla y el coche patinó, se fue a un lado de la carretera y chocamos contra un árbol. Yo estaba con mi hijo en brazos y casi nos damos la vuelta también, mi esposa me agarraba fuerte. Allí está Dios quien nos cubre, nunca se ha ido de mi mano. En ese momento fue Dios quien nos cuidó en ese accidente”, recordó.

Al llegar se radicó primero en Los Ángeles y luego decidió radicarse en Houston, donde encontró un ambiente diferente y decidió trabajar para salir adelante. “Actualmente aquí nos dedicamos a la construcción, pero también hacemos todo tipo de remodelaciones de casa, electricidad, ponemos pisos, gabinetes, plomería, etc.”

¿Y el fútbol? Siempre fue su sueño ser jugador profesional y lo logró en el club que ama en 2012, ahora tiene otro punto de vista. “Siempre venimos a jugar los sábados, me encontré con un amigo, pero la verdad que con lo que había vivido en Honduras no quería saber nada de fútbol. Como dicen, el fútbol me dejó. Entonces mi amigo insistió en ir a jugar y en unas tres semanas acepté, pero él no sabía que yo era un jugador profesional. Y un jueves fuimos a jugar a una cancha sintética, ganamos 4-3 y yo marqué esos cuatro goles (risas), quedaron encantados. Aquí juegan varios ex jugadores como Boniek García y el “Chino” Discua, pero yo ya no quiero jugar. «Sólo voy a pastar los sábados, pero los domingos vas por dinero».

Troglio valora justo el empate ante Motagua y dice que no irá más a conferencias

ENTREVISTA: EL MOTIVO DE SU RETIRO, PROBLEMAS CON HÉCTOR VARGAS Y DANIEL UBERTI

¿Cómo te retiras del fútbol?

Estábamos jugando, nos habíamos consolidado en Marathón, en el Real España no nos fue muy bien. Hubo problemas internos dentro del equipo, cuando uno se consolida y hay cosas que no parecen bien, entonces se toman decisiones diferentes.

¿Fue algo que te obligó?

Hubo problemas con el cuerpo técnico que había en Marathón en ese momento. Yo era feliz, pero había cosas que uno no podía soportar. Fue una falta de respeto hacia mí por cómo me trataba el cuerpo técnico incluso en los entrenamientos. Decidí rescindir el contrato, llamé a otros equipos y existía esa posibilidad, incluso me buscaron otros clubes, económicamente no llegamos a un acuerdo y hay que buscar el bienestar de la familia.

¿Qué pasó con el maestro Héctor Vargas?

Sí, siempre con Vargas, había problemas que no podía seguir aguantando con la forma en que me trataba, entonces decidí dejar el equipo.

¿Prevalecen los buenos tiempos a pesar de los malos?

Siempre fueron buenos momentos, cuando jugaba la gente lo miraba porque era de los que se destacaba y le ponía mucho coraje, sudaba la camiseta, tenía el apoyo de la afición, de mis compañeros y de mi familia. Les agradezco por todos los momentos en Marathon.

¿Le molestaba Héctor Vargas?

Pues sí, intentó marginarme y los mismos compañeros se explicaron como lo hizo. Por eso decidí dejar el Maratón y no quería seguir peleando por ir a otros equipos porque económicamente no era posible. Uno debe estar donde uno se siente bien.

¿Cuál fue la verdadera razón del problema con el profesor Vargas?

Porque decía que tenía sobrepeso, que estaba gordo… Y yo le dije ‘así como dice estoy gordo, pero así salimos campeones, siendo uno de los que más jugó y parte fundamental del equipo. y ahora viene a decirme que estoy gorda’. Después quiso contarme cosas y yo no quise escucharlo, en mi caso, después de ser titular para formar parte del tercer o cuarto equipo. no hay respeto hacia uno. No quería tener problemas y tomé la decisión de irme. Jugué semifinales y final como volante, y el resto del torneo lo jugué como lateral izquierdo, fue un buen campeonato en 2018.

Ante las quejas, ¿se sintió en óptimas condiciones para jugar?

Pues sí, eso dijeron… Se metieron el entrenador y el preparador físico (Luis Ayala) y repito, mis compañeros tampoco entendían eso. Me sentí bien, nunca estuve flaca, siempre he tenido un cuerpo fuerte. A veces subía de peso, pero volvía al peso que mantenía para jugar. Estaba en óptimas condiciones para jugar, incluso, no me tenían en la lista para un partido y de repente me metieron en un clásico porque sabían de mi capacidad. La verdad nunca me lo explicó, tal vez era para que la gente me mirara mal en los clásicos, pero siempre intentaba hacer las cosas de la mejor manera. La directiva y mis compañeros siempre me apoyaron, la disputa fue entre Vargas y el preparador físico.

¿Cuál era tu peso para ese torneo en cuestión?

No recuerdo exactamente, pero casi el mismo peso con el que salimos campeones, unos 190 kilos, no era el peso ideal para un deportista, pero me sentí bien y respondí en la cancha.

¿Volvieron a hablar después, se resolvió todo?

No, eso es todo. Una vez que dejé Marathon no tuve ningún contacto con él.

¿Pasar de Marathón al Real España generó polémica?

La verdad es que sí, avanzamos. Llegó el momento en que perdimos la final con el Olimpia en 2013 y tuve contactos con el Real España, luego fui a ellos. Llegué a un acuerdo. Fue una etapa muy difícil con el Real España, pero si miras el año que jugué, el rendimiento fue bueno. Luego vinieron otros problemas con el técnico del equipo (Daniel Uberti).

¿Dónde te sentiste mejor, en Maratón o en Real España?

La verdad es que en Marathon me sentí muy bien, toda mi familia es hincha de Marathon. Con Marathón viví los mejores momentos del fútbol.

¿Qué pasó en la Real España?

En ese momento estaba Uberti, era el entrenador… Fue Jaime Villegas quien me llevó al Real España, entonces creo que ellos dos dirigen el equipo. Vino Uberti y se quiso involucrar en cosas en las que no debería involucrarse, la gestión es la gestión, en el campo son otras personas y se quería involucrar conmigo personalmente. Pero no me gustan los problemas, tuve que firmar por dos años más.

¿Cuál fue el problema contigo?

Nunca entendí bien el problema, nunca lo solucioné, no sé la verdad, pero él quería hablar personalmente conmigo. De la vida fuera de la cancha, porque él quería meterse en mi vida privada, entonces son cosas que no le podía permitir y después se enojó conmigo y no pudo renovar. Respecto al campo, ese no fue el problema, incluso le hice un gol al Pachuca en Concacaf.

¿Siempre te molestó que se involucraran con el tema de tu peso?

La verdad es que sí me afectó en algunas partes, hubo momentos que los entrenadores venían con mi peso, pero me sentí cómodo. Siempre jugué, rindí y nunca me gustó ser banquillo, me enojaba si no me convocaban para un partido. Con un poco menos de peso, quién sabe hasta dónde podría llegar a jugar, incluso en el extranjero creo que porque me lo dijeron mis compañeros.

¿Algún equipo te envió a un nutricionista?

Ninguno, no le pidieron al preparador físico que trabajara especialmente conmigo. Todo fue de mi parte, jugar y no subir mucho de peso, porque mi cuerpo tiene esa tendencia, siempre me cuidé y fue igual. No pude excederme y me cuidé hasta un 80% con la alimentación. Cumplí las tareas de entrenamiento, nunca me perdí ninguna, ni me quedé atrás cuando corrí, siempre rindí. Incluso una vez el profe Manolo Keosseián se enojó conmigo porque decía que estaba gorda, pero en un partido de Copa Presidente me llevó y fui titular, armé la jugada del primer gol, colaboré con una asistencia de gol y ganamos 3. -0, jugué 80 minutos, se rió conmigo y me dijo ‘eres un HDP’.