Lo que parecía el comienzo de una nueva vida para él El hondureño Wilmer Noé Aguilera López. Terminó en tragedia luego de un fatal accidente vial que acabó con su vida apenas 23 días después de llegar a Estados Unidos.

El pasado martes 19 de diciembre, Wilmer Noé, de 22 años, y su hermano, Josué Rubén Aguilera López, de 19, se dirigían a su trabajo en una camioneta Chevrolet Express modelo 2005 sobre el Boulevard Independencia Este de la ciudad de Charlotte, Carolina del Norte.

En entrevista con un medio local, Josué Rubén informó que, debido al reflejo de las luces de otro vehículo, perdió momentáneamente la visión y el control del auto.

“Mi auto perdió estabilidad, ya no podía controlarlo”, dijo Josué Rubén, agregando que cuando notó la pole ya era demasiado tarde.

A pesar de los intentos desesperados por rescatar a su hermano tras el impacto, no pudo hacerlo y cuando agentes de emergencia llegaron al lugar le notificaron que Wilmer Noé había muerto en el lugar.

Wilmer Aguilera, originario de Olancho, Honduras, había llegado a Estados Unidos con la esperanza de construir una vida mejor con su hermano. Ambos compartían el sueño de ayudar a sus padres en Honduras.

El accidente, registrado poco antes de las 6:00 de la mañana en la cuadra 3800 de East Independence Boulevard, causó conmoción en el Comunidad hondureña en Charlotte.

Según las autoridades locales, el camión perdió el control en el carril exclusivo de giro a la derecha, impactando contra la acera y posteriormente impactando contra el poste de un cartel publicitario.

La policía de Charlotte continúa la investigación para esclarecer las circunstancias exactas del accidente que cobró la vida del joven hondureño de 22 años.

Familiares de Wilmer Noé Aguilera López iniciaron campaña en la plataforma GoFundMe recaudar fondos para facilitar la repatriación del cuerpo a Honduras y despedirlo.