Millonarios superó un eslabón muy duro en su cadena de partidos de Liga y copa Sudamericana. Los ganó bien en Santa Fe, 1-0, para conseguir la clasificación a semifinales de los cuadrangulares y llegar al primer lugar del campeonato.

Los dos equipos llegaron con bajas al clásico, producto de la convocatoria de la Selección Colombia Sub-20 para el Mundial de Argentina. Del lado azul, perdían al jugador más punzante del ataque en lo que va del año. Y del rojo, a back piezas clave del esquema defensivo, el zaguero central Kevin Mantilla y el mediocampista Jhojan Torres.

Alberto Gamero, el técnico de Millonarios, decidió no seguir su esquema y cambió pieza por pieza: a la ausencia de un joven respondió con otro joven, Beckham David Castro, que tenía su primer partido como titular.

Foto :

Sergio Acero Yate. EL TIEMPO

Harold Rivera, por su parte, apeló a la Veteranía. Puso a la pareja de zagueros centrale con la que, en teoría, iba a frontar el semestre como titular, el uruguayo José Aja y Marlon Torres. Y para reemplazar a ‘Kanté’, sorprendió al poner como titular por primera vez en todo el año en La Liga al Veterano Juan Daniel Roa.

Millonarios repitió una historia que se ha hecho común en los últimos partidos: gran dominio en los primeros minutos, con la idea de avasallar a su rival, y luego, después de marcar el gol, el equipo pierde el control y el enfrentarse lo pone sufrir.

El penalti que definió el clásico


Esta vez, el gol azul llegó por la vía del penalti, luego de que el VAR detectará un golpe en la cara de Roa a Jorge Arias
Y le avisara al juez Wílmar Roldán, Leonardo Castro dejó sin opciones al portero Juan Daniel Espitia y marcó el 1-0, a los 23 minutos.

Celebración de Leonardo Castro

Foto :

Sergio Acero Yate. EL TIEMPO

Con el gol en contra, el técnico de Santa Fe, se la jugó por atacar, sabiendo que una derrota podría complicarle las opciones de clasificación: adelantó un poco a Harold Rivera Jr. para agarrar la pelota y controlar la mitad del campo. Este movimiento presentó buenos resultados y los rojos tuvieron sus mejores minutos en el juego. De hecho, el portero Álvaro Montero evitó el 1-1 en los últimos minutos de la primera etapa, tras un remate de Hugo Rodallega.

La respuesta inicial de Gamero fue darle un poco más de marca a la mitad del campo, cambiando, otra vez, pieza por pieza, pero con más espíritu defensivo: Stiven Vega ocupó el lugar de Daniel Giraldo.

Foto :

Sergio Acero Yate. EL TIEMPO

La variante, en principio, dio resultado a Millos, pero en el juego de ajedrez que fue el partido desde los bancos, Rivera metió a Iván Rojas en lugar de Roa, de floja actuación, y cambió un mediocampista por un segundo delantero, con Entrada de Wilson Morelo por Christian Marrugo. Y con ese cambio, el partido fue mano a mano.

Pudo ganarlo Millonarios por una mayor diferencia. Lo evitó Juan Daniel Espitia, al detenerle un mano a mano a Cataño. Y lo impidió también la falta de puntería de Fernando Uribe, que había entrado por Leonardo Castro y que tuvo dos claras para gol, que definió mal.

Y también pudo empatarlo Santa Fe, pero Álvaro Montero también atajó una clarita a Hugo Rodallega y luego terminó pecando, a veces, por falta de definición, y luego, por falta de definición.

Al final, la mayoría de los 32.184 espectadores que llegaron este domingo a El Campín salieron felices, a pesar del sufrimiento que pudo haber sido el partido.
Millonarios es el líder de La Liga y se ha clasificado en el cuadrangular de semifinales. Santa Fe tenderá a que siga remando.

José Orlando Ascencio
Subdirector de Deportes
@josasc

Más notificaciones de Deportes

Ver más noticias sobre Honduras