COREA DEL SUR.- Geum Ji Eu es un niño coreano que ha conmocionado al mundo entero luego de exponer cómo se siente la soledad y el abandono a la edad de cuatro años.

El programa Niños dorados de Corea del Surfue el encargado de entrevistar al menor quien no dudó en abrir su corazón para expresar su tristeza por la relación aislada con sus padres con casi nulas muestras de cariño.

Cuando le preguntaron cuál de sus dos padres le gustaba más, el niño respondió sin dudarlo que no lo sabía. «Estoy solo en casa. Nadie juega conmigo», continuó Geum Ji Eu.

En las grabaciones se puede ver cómo el niño juega completamente solo en casa, mientras sus padres cuidan a su hermanita de meses.

En consecuencia, el entrevistador le pregunta a Geum Ji Eu qué piensa de su padre. En ese sentido, el menor respondió que siente algo de miedo. «Da miedo cuando se enoja», dijo.

Aunque también señaló que quiere que su padre le hable con cariño. “Espero que me llame con cariño. Espero que me llame así de dulce (mientras hace gestos nerviosos con sus manitas).

Durante la transmisión del programa se pudo observar que el padre de Geum Ji Eu comenzó a llorar al escuchar todo lo que decía su pequeño.

Por supuesto, también le preguntaron al niño qué pensaba de su madre, a lo que respondió: “No creo que le guste”. Inmediatamente se derrumbó y le pidió un momento al entrevistador, ya que tenía los ojos llenos de lágrimas.

Luego afirmó que su madre nunca lo escuchaba, pero que deseaba poder jugar con él. “Me gustaría que mi madre jugara conmigo”, dijo.

Su madre pareció algo desconcertada al escuchar las declaraciones del pequeño Geum Ji Eu sobre ellos como padres.

Por su parte, los analistas del programa determinaron que el pequeño solo quiere jugar, ser escuchado y además sentirse protegido por sus padres.

Asimismo, señalaron la necesidad de atención que tienen los niños, y que la falta de esta hace que los niños experimenten síntomas de depresión infantil.

Las declaraciones de la pequeña Geum Ji Eu causaron una especie de tristeza viral y colectiva, pues los internautas comenzaron a expresarse sobre su caso.

“Se me rompió el corazón cuando me pidió un momento para llorar, sonaba como un adulto diciendo esas palabras”.

«Dámelo, yo me encargo». “Me duele el pecho al ver cómo un niño tan pequeño tiene que lidiar con esos sentimientos”. “Dios, me lastimó demasiado, tengo un nudo en la garganta”, son algunos de los cientos de comentarios al respecto.