TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Un hombre murió en un fuerte tiroteo en el pueblo de las casitas, ubicado en el sur de Tegucigalpa, en la capital de Honduras. El sujeto habría enfrentado disparos contra policías.

La víctima fue identificada preliminarmente con el alias “Negro carbón”, pero se desconoce su edad y otros datos generales.

Asimismo, trascendió que el fallecido era líder de una banda criminal que operaba en el departamento de Olancho y que tenía cuentas pendientes con el sistema de justicia.

Por negarse a vender droga en pandilla presuntamente mataron a una pareja en la capital

El cuerpo del sujeto quedó tendido en la cajuela de un vehículo, luego de que las personas que se encontraban cerca supuestamente intentaron llevarlo a un centro médico para salvarle la vida luego de recibir heridas de bala, sin embargo, falleció casi al instante.

En el lugar también se observó un vehículo tipo pick up de color blanco, el cual quedó con al menos tres impactos de bala en la parte delantera, por lo que todo apuntaba a un intercambio de balas, aunque inicialmente se desconocía cómo ocurrió el crimen.

Primera hipótesis

Minutos después se confirmó que hubo un enfrentamiento entre el presunto delincuente y agentes de la Dirección de Investigaciones Policiales (DPI).

Reportes indican que los agentes pretendían capturarlo porque tenía cargos pendientes ante la justicia, pero el sujeto comenzó a dispararles para evitar el arresto. Esto provocó que la policía repeliera los disparos y las balas disparadas por los agentes lo hirieron gravemente.

Momentos después expiró “El Negro Carbonal”.

Desaparece niña de 12 años en El Progreso, Yoro

En el sector el ambiente de tensión era evidente, varias personas que transitaban por la zona quedaron atrapadas en el tránsito luego de que las autoridades cerraran uno de los carriles para acordonar la zona del crimen.

Además, los vecinos quedaron consternados, pues contaron con temor cómo escucharon la ráfaga de disparos.

Elementos de Medicina Legal arribaron posteriormente al lugar para realizar el respectivo levantamiento del cuerpo y trasladarlo a la morgue de la ciudad, donde deberá ser reclamado por sus familiares.